Perro triste

Es la historia de un infeliz perro
amarrado en la reja de un bar,
esperando impaciente, observando
cada vez que se abre la puerta.
Cabizbajo, tristón, infeliz,
sollozando en silencio el castigo,
llueva, truene, haga sol o ventisca,
siempre atado a merced de la nada.

Mientras tanto, de puertas adentro,
el humano deshumanizado
entre alcohol, tragaperras, propinas,
continúa con su borrachera,
ignorando a ese cánido fiel
que lo observa tirado en la calle
padeciendo calores y fríos
y dolor tras dolor de ignorancia.

El cuadrúpedo, triste, se queja,
llora lágrimas rotas en vano;
no le alivian caricias de otros,
y sus húmedos ojos advierten
que su pena ya no tiene cura.
Y de nuevo agacha la cabeza,
y las horas eternas prosiguen
acunando a su inútil lamento.

canweb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s