Todo es efímero

Recostado en la trasera de la torre,
contemplando tu desértica explanada.
¡Tan vacío tú, y tanto yo por tanto,
pues fue tanto lo vivido frente a ti!
Tras la nada, en la rústica arboleda,
navegando van sollozos que en ti fueron.

Rememoro una a una las vivencias
de las que fuiste testigo mudo y quieto:

Esos besos furtivos de adolescentes,
los primeros cigarros, también furtivos,
sin pasar por alto cervezas y brindis;
las huidas tras alguna travesura;
los encuentros dialogando de la vida
ante la mirada de tus moradores.

¡Vivió tanto el reposo de los finados
que aprobaron darle el fin definitivo!

Ahora ya no existen cruces oxidadas,
ni flores marchitas, ni tumbas humildes,
y tampoco existe el muro derruido
ni la puerta quebrantada de madera.
¡Ya no hay hombres, ni mujeres, ni esqueletos,
ya no hay sombras, ni hay espíritus, ni nada!

180820132863web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s