Donde hubo un cementerio

Paseo de cipreses
del viejo camposanto,
moran en vuestras copas
las voces de difuntos,
mudas, imperceptibles,
en ecos acallados,
memoria de otras luces,
extintas, apagadas.

El pueblo de los muertos
es hoy ciudad de vida,
es un parque de agua,
donde corren los niños,
pasean los mayores
y juegan animales
bajo la larga sombra
que crea vuestro talle.

Y las almas eternas
alternan con los vivos:
Se suman al paseo,
al juego, a la carrera,
y aun siendo voces mudas
se escucha su jolgorio
cuando, en forma de viento,
agitan vuestras ramas.

20181027_085727web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s