Vivas

Mi memoria no sabe todos los nombres,
no a causa de dejadez o indiferencia;
por desgracia, siempre fueron demasiadas
las caídas por dementes asesinos.

No debió existir siquiera la primera,
ese “uno” ya fue un número muy alto,
pero no hubo una respuesta en consecuencia
que cortara de raíz esta masacre.

Y perdimos la cuenta de cuántas fueron,
y los pechos se nos cubren de tristeza,
y los ojos de impotencia, rabia y sangre;
los verdugos, mientras, presumen su “hazaña”.

Levantemos manos, alcemos las voces,
que no sea una utopía la coherencia,
que esos crímenes jamás queden impunes,
que ellas rían, corran, sueñen, bailen, vivan.

vivas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s